Renovación de votos en Soria y Palomares del Río

Hoy, 23 de septiembre, renovaron sus votos nuestras hermanas junioras María Francisca y María Anaí. María Francisca los renovó en la celebración eucarística que tuvo lugar en la capilla del Nazaret de Soria, donde ha sido recientemente destinada, y María Anaí en la parroquia de Palomares del Río (Sevilla), que es también uno de los templos jubilares de este tiempo de gracia que estamos viviendo por el Centenario de nuestra congregación. Muy cerquita del Sagrario de aquella parroquia de Palomares, donde san Manuel recibió el don del carisma eucarístico reparador, se encuentra nuestro Nazaret. Allí, las hermanas colaboran con las actividades parroquiales y, particularmente en este tiempo jubilar, acogen también a los peregrinos que se acercan con fe y devoción a aquel lugar tan especial.

¿Qué es el juniorado?
Tras el noviciado y la profesión temporal de los consejos evangélicos de castidad, pobreza y obediencia comienza la etapa de juniorado, o de votos temporales. Se trata de un tiempo más dedicado a la formación teológica y a la misión. Tiene dos fases, la primera en una casa de formación y la segunda en cualquiera de nuestras comunidades. Esta etapa concluye con la profesión de los votos perpetuos, con los que Dios nos consagra totalmente y para siempre en esta congregación.

En primera persona
«Yo tenía unos planes para mi vida, hasta que se dio un giro de 180 grados. La muerte repentina de mi madre y la enfermedad que unos años antes había sufrido un amigo, fueron forjando en mí una relación especial con la Virgen. Cada vez sentía más fuerte su cercanía, su protección, y me iba acercando más y más a la oración. Los encuentros parroquiales, la catequesis de niños en mi pueblo (Fuerte del Rey, Jaén), el trato con las hermanas… todo iba forjándose de un modo distinto en mí. Cada día mis sentimientos, mis ganas de darme a los demás, mis visitas a la Iglesia y mi oración ante el Sagrario eran más intensas. Todo estaba cambiando. Casi sin darme cuenta, Aquel que siempre había estado a mi lado me hacía sentir su presencia y me llenaba interiormente. Le pedía luz a María, le pedía entendimiento. Y fue por medio de ella como conocí el Amor eucarístico, y abrí mi corazón a ese Amor. Todo había cambiado. Hoy siento que Jesús sigue sorprendiéndome a cada momento. Él es quien me va abriendo camino, quien me hace parar para volver a comenzar, quien me da la mano y me hace sentir realmente amada» (Hna. Mª Francisca Delgado Moreno, Nazaret de Soria, España).

«Siento que el Señor me llamó de muchas maneras pero cada uno tiene su kairós, y el mío llegó cuando trabajaba como docente en una institución educativa de jóvenes. Yo era feliz entre ellos, pero sentía que quería hacer algo más… Conocía y había trabajado en los apostolados con las hermanas en Quillabamba (Perú), teníamos amistad, era una relación bonita, pero todo quedaba ahí. Yo quería responder al Señor y le preguntaba: “Señor, ¿dónde?” Sentía que Él me llamaba pero no sabía el lugar. Hasta que se dio la oportunidad de hablar con la hna. María del Refugio, que me puso en contacto con la hna. Mª Áurea, y empezamos el camino. Al comienzo tenía miedo y me preguntaba si era eso lo que Él quería para mí, pero al mismo tiempo confiaba en que no me abandonaría y así fuimos dando pasos. Hubo tropiezos, caídas, sabores y sinsabores, pero allí estuvo Alguien que nunca, nunca me soltó y jamás me abandonó: “Jesús Eucaristía” y su presencia en el Sagrario. Actualmente, estoy viviendo en nuestra casa de Palomares del Río. Es un tiempo de gracia, todo un detalle del amor de Dios. Me ayuda mucho la presencia eucarística de Jesús en este Sagrario, vivir y experimentar lo que vivió san Manuel ante las dificultades que se puedan presentar, y descubrir que allí está la respuesta» (Hna. Mª Anaí Béjar, Nazaret de Palomares del Río, España).

Testimonios vocacionales online

La Basílica de Guadalupe de la ciudad de Santa Fe (Argentina) ha organizado en este mes de septiembre un ciclo de testimonios vocacionales con el lema «La alegría de una vida entregada».

Inició este espacio, el martes 15 de septiembre, el P. Olidio Panigo, párroco y delegado episcopal para la Basílica de Guadalupe. Luego, el 17 de septiembre compartió su testimonio vocacional la Hna. María Cristina Ruiz, y hoy, 22 de septiembre, será la Hna. María Concepción Gamboa quien nos ofrezca su experiencia en el seguimiento de Jesús Eucaristía.

Completarán esta iniciativa otros sacerdotes que trabajan pastoralmente en la Basílica y, a través de un video, también participarán las Hermanas Carmelitas Descalzas de la ciudad de Santa Fe.

Estos encuentros de fe y vida compartida pueden seguirse a través de Facebook live, en la página de la Basílica de Guadalupe

En primera persona
«Soy Hna. María Cristina Ruiz Alvaredo y tengo 50 años, de los cuales 30 en Nazaret, en los que he vivido, amado, sufrido en y por la eucaristización de mi propio corazón y de las distintas realidades en las cuales el Señor me regaló vivir.
Siendo adolescente experimenté, de una manera muy fuerte, el amor fiel de Jesús, como amigo que no falla. Ese amor fue creciendo en mí y de tal manera llenaba mi vida que me movía a hacer que otras personas lo conocieran. El sacerdote con el que me confesaba me preguntó: “¿no pensaste en ser religiosa?”, a lo que respondí que no, que ese no era mi camino, que yo soñaba con formar una familia y ser buena cristiana. Pero la pregunta quedó dando vueltas y vueltas.
La experiencia y la pregunta batallaron largo tiempo en mi mente y mi corazón, hice mil cosas para sostener el proyecto de «ser buena cristiana», pero como ésta era una cuestión de Amor (así con mayúsculas), Jesús venció y una tarde lluviosa de noviembre bajé la guardia, tomé la decisión más difícil y a la vez la que más libertad me regaló en toda mi vida: ser religiosa.
Después de un tiempo de acompañamiento, el 19 de marzo de 1990 ingresé en Nazaret, con una extraña mezcla de alegría por la vida que abrazaba y dolor por todo lo que dejaba. Pero el sí era más fuerte y más fecundo que el no, y de esta manera emprendí, o mejor dicho emprendimos (Jesús y yo) un camino tan diferente al soñado como tan rico y enriquecedor.
Así pasaron muchos años, lugares, personas, situaciones en los cuales fui profundizando en la riqueza y necesidad del sueño de san Manuel: volver a un pueblo loco de amor por Jesús Eucaristía. En cada lugar descubrí y viví una faceta nueva y fascinante de nuestro carisma y vi de cuántas maneras puede ser vivido.
En este momento de mi vida descubro la fuerza reparadora que tiene vivir en la confianza plena en Jesús, «porque es Jesús», como diría nuestro fundador. He comprobado que no son mis fuerzas, ni mis criterios, ni mis… todos los mis y míos que me llenan de falsas seguridades, lo que da vida y sentido, sino solo estar enraizada en Jesús, roca firme.
Mi mensaje, especialmente para quienes están sufriendo, es que se dejen encontrar por Jesús Eucaristía, que nuestro Dios cumple sus promesas. Nos dijo «estaré con ustedes todos los días» y está, está para ser nuestro amigo, nuestra salud, nuestro aliento en el camino, y el alimento que nos fortalece en todos los vaivenes de la vida».

Apertura de la Puerta Santa en Palencia

El domingo 20 de septiembre se realizó la apertura de la Puerta Santa en la Catedral de San Antolín, de Palencia, uno de los cuatro templos jubilares concedido por la Penitenciaría Apostólica, con motivo del Centenario de la Congregación de Misioneras Eucarísticas de Nazaret (fundadas el 3 de mayo de 1921). Un tiempo jubilar que el Papa, a consecuencia de la pandemia, ha prolongado hasta mayo del 2022, para que sean muchos los fieles que reciban del Señor abundantes gracias de indulgencia y misericordia.

Presidió el acto y la celebración eucarística el Sr. Obispo de la Diócesis, D. Manuel Herrero, acompañado de numerosos sacerdotes concelebrantes, así como un nutrido número de fieles entre Misioneras Eucarísticas de Nazaret, miembros de la Familia Eucarística Reparadora, sobre todo Marías de los Sagrarios, simpatizantes de la Obra de san Manuel, religiosas de varias congregaciones y amigos de Nazaret.

En la homilía Mons. Manuel Herrero expresó un profundo agradecimiento al Señor por la Congregación, felicitando a las hermanas por su testimonio como consagradas y el servicio pastoral en la diócesis, generación tras generación, trabajando por la eucaristización de esta tierra palentina desde la llegada de su fundador, entregado pastor de esta diócesis desde 1935 hasta su muerte en 1940. Animó a las hermanas a “sentirse enviadas por Cristo, a llevar esta noticia de la Eucaristía con alegría y el espíritu de Nazaret, a fijar los ojos en la humildad de María, en el silencio de José y acoger el misterio de Jesús en medio nuestro”. También alentó a la Congregación a vivir el centenario con esta perspectiva: “Que Cristo sea el núcleo de vuestra vida, llevando una vida digna de él, haciéndonos pan para los demás, entregándonos con ternura a los más pobres, no solo de pan material sino también a los necesitados de la esperanza y la alegría de vivir”.

Antes de la bendición solemne, la Superiora General de la Congregación, Hna. María Teresa Castelló Torres, expresó a todos unas sencillas y sentidas palabras de agradecimiento al Sr. Obispo, a los sacerdotes concelebrantes, a todos los presentes y a la Diócesis en general, por tantos años colaborando y ayudando a las hermanas, desde los principios hasta hoy. Compartió el breve y emocionante telegrama que envió san Manuel el 4 de octubre de 1935 a su hermana María Antonia y a su sobrina María de la Concepción (primera y segunda Superiora general de la Congregación), comunicando la toma de posesión como obispo de Palencia: «Esta mañana tomé posesión. Ya soy palentino a Dios gracias» (Cartas, en OO.CC. IV, n. 6.515).

Una joven argentina ingresa hoy en Nazaret

Hoy, sábado 12 de septiembre, celebramos el Dulce Nombre de María. De la mano de nuestra Madre, una joven de Santa Fe (Argentina), Lucero del Alba, hará su ingreso hoy en Nazaret. Luego de un tiempo de discernimiento, ha decidido entrar en nuestra Congregación, donde dará comienzo a la etapa de postulantado.

¿Qué es el postulantado?
En el inicio de nuestra vida consagrada recorremos un itinerario formativo que nos va preparando, progresivamente, para nuestra entrega total y definitiva. La primera etapa, denominada postulantado, vivida en comunidad, nos permite discernir la opción de vida que hemos realizado. Es un tiempo propicio para madurar el proyecto de vida evangélica y conocer progresivamente el carisma y misión de la Congregación.

Con gran alegría, acompañamos en este día tan especial a Lucero del Alba, que ha decidido seguir las huellas de Cristo Eucaristía en la congregación de Misioneras Eucarísticas de Nazaret. Oramos por ella, por su familia y amigos, y le regalamos esta jaculatoria de nuestro fundador: «Madre inseparable de Jesús, enséñame a encontrarlo contigo en todo y en todos».
¡¡¡Bienvenida a Nazaret!!!

Renovar los votos en tiempos de la covid-19

Un grupo de junioras (hermanas de votos temporales) de nuestra congregación se estaba preparando para realizar este año su profesión perpetua como Misioneras Eucarísticas de Nazaret, pero esto no ha sido posible a causa de la situación de emergencia que provocó la pandemia de la covid-19.

Sin embargo, aunque el itinerario haya cambiado, la ilusión no lo ha hecho, y continúan caminando con fe y alegría en la vocación recibida. Así, día a día siguen preparándose, hasta que llegue la anhelada fecha en que puedan decir sí para siempre. Una de ellas es nuestra hermana María Daniela Zavala, que el día de ayer, 9 de septiembre, renovó sus votos temporales en el Nazaret de Las Palmas de Gran Canaria (España). A continuación, María Daniela nos comparte brevemente los inicios de su vocación y cómo está viviendo este tiempo tan particular.

En primera persona

«La primera vez que fui a Nazaret, fue por una amiga. Era la despedida de una hermana que enviaban a otro país. Yo acepté la invitación, pero convencida de que sólo lo hacía por acompañar a mi amiga. Me atrajo todo lo que vi aquel día. Estaba toda la Familia Eucarística Reparadora, era un ambiente de fiesta de familia lleno de sencillez y acogida, en el que cada grupo expresaba su agradecimiento hacia la hermana con alguna actividad creativa. Me llamó la atención el testimonio de aquella hermana, tan llena de alegría y gratitud por todo, pero a la vez, tan desprendida y dispuesta a ir allí donde el Señor la quería. Pero, sobre todo, me llamó la atención que el centro de todo era Jesús Eucaristía, a quien se le trataba con una especial delicadeza y cercanía. Salí de allí con un poco de miedo, porque tenía deseos de volver. Cuando conocí todo un poco más, comencé a leer los libros de San Manuel y al leerlos me hacía experimentar a Jesús con tal cercanía que, aunque en mi pueblo no había Sagrario y los libros los leía en casa, sentía como si estuviera delante de Jesús en el Sagrario, eso me ayudó a crecer en la amistad con Jesús y en el deseo de dar a conocer a los demás su presencia viva y su amor.

¿Cómo vives este tiempo de preparación a la profesión perpetua?
Este tiempo de preparación a la profesión perpetua lo vivo como un tiempo de gracia en abundancia, pues estamos viviendo un Año jubilar y eso tiene un plus. En medio de esta realidad de nuestro mundo que sufre por la pandemia, está siendo una llamada a abrazar esta vida en fidelidad, a saber permanecer en el Amor de Jesús en la cruz y en el Sagrario, a estar con Él allí donde está abandonado, para acompañarlo y consolarlo. Es un tiempo de gratitud por toda nuestra historia de salvación y redención; por tanto bien recibido a través de nuestros fundadores y de tantas hermanas que han sabido custodiar y hacer crecer el don de nuestro carisma. Gratitud también, por quienes me han acompañado en este camino y me han mostrado el rostro de un Dios cercano y misericordioso. Es un tiempo de ir a la raíz, de profundizar en el don de la vocación recibida y de confiarle a Él la ofrenda de mi vida, con la mirada fija en Él y la esperanza de que, unida a Él, todo es posible.

En este tiempo, tengo muy presentes a las personas que sufren, a ellos quiero decirles que los acompaño con mi oración y deseo que experimenten la cercanía de Jesús que nos acompaña. Él nunca nos deja, su Amor Providente cuida de nosotros y no nos abandona, estamos en buenas manos. Mi deseo para este Año jubilar es que seamos fieles al don recibido, que Jesús siga siendo conocido y amado a través de nuestra vocación de Misioneras Eucarísticas de Nazaret. Sueño que Nazaret crezca y de mucho fruto de Amor reparador, de cercanía y de entrega como Jesús en la Eucaristía. Que todo en nuestra vida sea para su mayor Gloria» (Hna. Mª Daniela Zavala, m.e.n.).

Bodas de plata en Argentina, Perú y Ecuador

En el camino de nuestro Año jubilar, seguimos celebrando el don de la vida consagrada y la fidelidad de Dios que sostiene y acompaña nuestra vocación. Hoy, 8 de septiembre, Fiesta de la Natividad de María, nos unimos a la alegría de nuestra hermana María Liliana García Coronel que celebra en Rosario, Argentina, sus bodas de plata de Profesión perpetua.

Mañana, miércoles 9, viajaremos con el corazón a Lima, Perú, para compartir el gozo de nuestra hermana Martha María Jiménez Zúñiga, que también celebra su 25 aniversario de votos perpetuos. La Eucaristía de acción de gracias será transmitida a través de la red social Facebook (Parroquia Nuestra Señora del Sagrado Corazón).

Y, continuando nuestro viaje con gozo y gratitud, llegamos también a Quito, Ecuador, para acompañar con la oración a nuestra Hna. María Claudia Hernández García, que celebra 25 años de Profesión temporal. Haciendo memoria agradecida de todos estos años en Nazaret, María Claudia, de nacionalidad mexicana, nos comparte algunas pinceladas de su itinerario vocacional.

En primera persona
¿Religiosa? ¿Y por qué no?
«Somos cuatro hermanos y siempre me he caracterizado por ser la más rebelde. Una tarde mi mamá me invitó a la Hora santa de la parroquia. Lo que más me cautivó fue que la hermana le hablaba a Jesús como si fuera una persona viva y real, y dejaba momentos de silencio para que nosotros también lo hiciéramos. En casa siempre reinó un ambiente de religiosidad popular, pero nadie me había enseñado a tratar a Jesús de tú a tú. Desde ese momento, la presencia de Jesús me perseguía; yo traté de acallar esa voz de todos los medios posibles, y me repetía una y otra vez: “religiosa ni loca”. En mi mente hacía muchísimos planes para mi vida. Durante un tiempo sostuve una lucha acérrima con Jesús, más de una vez fui al sagrario casi a escondidas para pedirle que por favor me dejara en paz, que no estaba dispuesta a renunciar a todos mis sueños y planes. En una de esas visitas clandestinas, resonaron en mi interior estas palabras: “¿Y por qué no?”. Me quedé confundida y un poco turbada, pero desde ese momento experimenté la fuerza y la paz para comenzar un discernimiento vocacional… Y sigo feliz en Nazaret después de 28 años de haber ingresado. Deseo en este Año jubilar que Nazaret persevere siendo ese pequeño rebaño fiel que solo viva para dar y buscar compañía a Jesús Eucaristía» (Hna. Mª Claudia Hernández García, m.e.n.).

51º aniversario de la fundación del Nazaret de la Sagrada Familia y San Manuel González

La presencia de las Misioneras Eucarísticas de Nazaret en Madrid se remonta al año 1966 (si bien en aquella época la congregación aún se denominaba de Hermanas Marías Nazarenas). Por entonces, se solicitó a la congregación dos hermanas que trabajasen en el Secretariado Catequístico Nacional.

La fundación de este Nazaret, sin embargo, se realizó de forma independiente de aquella comunidad, ya que surge a partir de un pedido de las Hermanas de la Sagrada Familia que residían en Tutor 15-17 desde hacía años. Su congregación contaba con siete religiosas en Madrid y tres en Segovia, todas muy mayores y dependientes.

Leer más

Bodas de plata en Perú y renovación de votos en España

«Para tu gloria, Santísima Trinidad…»

Hoy, 30 de agosto, en el 60º aniversario de aprobación pontificia de nuestra Congregación, nuestra Hna. Mª Rosalinda Ramos Cerón celebró en Huancayo (Perú) sus Bodas de plata de Profesión perpetua. La Eucaristía de acción de gracias fue presidida por el Cardenal Pedro Barreto Jimeno, S.J., arzobispo metropolitano de Huancayo. Nos unimos a su alegría a través de la oración, pero también “virtualmente”, ya que la celebración fue transmitida a través de Facebook, desde el perfil del Seminario San Pío X de Huancayo.

Además, en este día tan especial, en nuestro Nazaret de Madrid renovaron sus votos temporales nuestras hermanas Mª Carolina German y Mª Jennifer Montero. Ambas nacieron en Ecuador, y profesaron el 30 de agosto del año pasado en Villa Nazaret (Málaga). Actualmente están en la casa de Madrid viviendo la etapa de Juniorado. La Eucaristía se celebró en la capilla del Nazaret madrileño, y estuvo presidida por el P. Pablo José Muñiz Zapilain, sacerdote del Sagrado Corazón de Jesús (congregación que se conoce también como Padres Reparadores o Dehonianos).

Damos gracias al Señor que nos sostiene con su fidelidad, a cada paso de nuestro itinerario vocacional. Sí, nuestra vida consagrada es una progresiva configuración con Cristo Eucaristía, esto implica un compromiso de Formación permanente que nos renueva e impulsa para responder con fidelidad a la vocación y a los desafíos de la Iglesia y de la sociedad actual.

En primera persona

Hna. Mª Carolina lee la fórmula de profesión de votos por un año.

«El primer libro que leí de san Manuel me ayudó para que me decida a entrar en Nazaret; fue “Así ama Él”, sobre todo cuando leí el apartado “Estar con Jesús íntimo”, y de manera especial la siguiente frase: “Ya no es un día el que van a estar con Jesús…, sino muchos días y muchas noches… Van a estar con Jesús íntimo, van a comer en su mesa, a dormir bajo el mismo techo…”. Esto fue totalmente decisivo para mi elección, me ayudó a discernir la llamada y me sigue recordando con su más delicada invitación a vivir con Él, por Él y para Él» (Hna. Mª Carolina German, m.e.n.).

Hna. Mª Jennifer lee la fórmula de profesión de votos por un año.

«Nazaret está formado por cada una de las Hermanas que, gracias a nuestra entrega, de diferentes maneras y de acuerdo con lo que el Señor nos pide a cada una en un determinado momento y lugar, hacemos posible su construcción. Estamos a punto de celebrar 100 años, eso significa que nuestro carisma y nuestra misión son necesarias para el mundo de hoy, porque todavía hay desconocimiento del mayor Bien del hombre: Jesús Eucaristía. Vivimos en un momento de cambio continuo, y la necesidad sigue siendo la misma: reparar el abandono de Jesús y darlo a conocer, por eso mi deseo en este Año Jubilar es que cada una de las que formamos Nazaret seamos dóciles al Espíritu de Dios para poder acoger con audacia y fidelidad, como María, las inspiraciones necesarias para ser creativas en nuestra misión eucaristizadora. De esa manera seremos fieles al Señor y al sueño de nuestro Padre fundador» (Hna. Mª Jennifer Montero, m.e.n.).

30 de agosto de 2020: 60º aniversario de aprobación pontificia

“Llamadas a servir a la Madre Iglesia con todo el corazón”

En el marco de nuestro Jubileo por el centenario de fundación, este domingo 30 de agosto las Misioneras Eucarísticas de Nazaret tenemos un nuevo motivo de alegría y acción de gracias: celebramos el 60 aniversario de la aprobación pontificia de nuestra Congregación y de sus Constituciones. Un acontecimiento que nos recuerda, como nos enseñaba san Manuel, que estamos llamadas a “servir a la Madre Iglesia con todo el corazón”, conformarnos a su sentir, amarla y, con Ella, por Ella y en Ella, al mundo entero.

Leer más

Apertura de la Puerta Santa en Palomares del Río

El viernes 10 de julio tuvo lugar la apertura de la Puerta Santa en Palomares del Río, en su parroquia de Ntra. Sra. de la Estrella. Durante la Misa se leyó el Decreto por el que la Santa Sede ha concedido este Jubileo hasta el 3 de mayo de 2022 y fue impartida la bendición papal.