39º Aniversario de la fundación del Nazaret de Santa María de Nazaret, Santa Fe, Argentina

“Vayan por todo el mundo y anuncien el Evangelio”, “vuelvan locos de amor por Jesús Eucaristía a todo un pueblo”. El primero es el mandato evangélico, el segundo el sueño de nuestro Padre Fundador: eucaristizar el mundo; para esto hemos nacido las Misioneras Eucarísticas de Nazaret. Mandato y sueño nos brindan la clave de lectura para comprender la historia de nuestra Congregación durante las décadas del ‘70 y ‘80 del pasado siglo XX. En estos años postconciliares, en los cuales la Hna. Mª Patricia Oriol fue Superiora General, se realizaron las fundaciones de la mayoría de nuestras casas fuera de España. Las comunidades argentinas de Rosario y Santa Fe (que inicialmente estuvo en la ciudad de Campana, provincia de Buenos Aires) nacieron en este contexto de expansión misionera de la Congregación, compartiendo origen y dificultades. Para la elaboración de estas memorias contamos, además de las crónicas de la casa, con el apoyo de hermanas que fueron parte viva de los comienzos de Nazaret en Argentina.

Leer más

84º Aniversario de la fundación del Nazaret de Nuestra Madre Inmaculada del Pilar, Zaragoza, España

Al poco tiempo de que san Manuel comenzara la Obra de las Marías en Huelva, llegaron a Zaragoza los ecos de la petición de una «limosna de amor» para Jesús, de dar una respuesta de amor al Amor abandonado, y así las Marías, respondiendo con generosidad, comenzaron su andadura por tierras aragonesas. ¡Cuántas cosas se podrían contar de todo lo que hicieron…! En 1934, visitaron este Centro dos Nazarenas desde Palencia y palparon cómo habían captado el carisma, cómo sabían vivir y dar al Señor el amor reparador que le es debido.

Leer más

37º Aniversario de la fundación del Nazaret Ntra. Sra. del Pilar, Ciudad de México, México

Para seguir las huellas de nuestra Congregación en la Ciudad de México hemos de tener en cuenta dos fechas importantes. Una es la llegada de las hermanas por primera vez a México, el 6 de noviembre de 1977, y la fundación del Nazaret de Santa María de Guadalupe, que se cerró en el año 2000. Otra es la fundación del Nazaret Ntra. Sra. del Pilar, el 27 de mayo de 1984, donde están las hermanas hasta el día de hoy.

Leer más

58º Aniversario de la fundación del Nazaret de Santa María de Nazaret, Palencia, Carretera de Burgos, España

La fundación de la casa Santa María de Nazaret de Palencia (Carretera de Burgos), fue realizada el 25 de mayo de 1963 por las hermanas profesas: Mª Patricia Oriol, Mª Socorro López-Negrete y Mª Alicia Riestra, junto a las novicias y postulantes. Las novicias eran: Mª Agnelia Leal, Mª Mercedes Romera, Mª Alegría Santos, Mª Elena Mediavilla, Mª Rosario Hermoso, Mª Dolores Fernández, Mª Rosalía Romero, Mª Teresa Fernández, Mª de los Ángeles Marrero, Mª Carmen Pérez, Mª Áurea Arévalo, Mª Catalina Montero, Mª Virginia Berenguer, Mª Alejandra y Mª Anunciata.

Leer más

67º Aniversario de la fundación del Nazaret de Nuestra Madre Inmaculada de Covadonga, Oviedo, España

La fundación de la comunidad de Oviedo cumple hoy, 25 de mayo, 67 años, que sin duda han dado para mucho, intentando eucaristizar desde los cinco puntos de despegue que la Providencia nos ha ido señalando. Las tres primeras hermanas que pisaron territorio ovetense, el 22 de mayo de 1954, por la mañana bien temprano, para iniciar el asentamiento de la comunidad fueron Mª Fuensanta Sánchez, Mª Soledad Botín y Mª del Valle Colomer (Rosa Mª Colomer).

Leer más

78º Aniversario de la fundación del Nazaret de Ntra. Señora la Mare de Deu dels Desamparats, Valencia, España

El Nazaret valenciano se fundó el 22 de mayo de 1943. Dicha fundación fue posible gracias a la petición de D. Pascual Llopis, asesor de la Obra y canónico rector de la Basílica de la Virgen. El 11 de enero de 1940 envió a nuestra Madre Mª Antonia González una carta solicitando la fundación, a la que ella respondió en menos de un mes, comenzando así los trámites para llevarla a cabo.

Misioneras en camino
Las crónicas de la casa dicen que el 20 de mayo de 1943, enviadas por Ntra. Madre Fundadora, salieron tres Hnas. de la casa de Palencia y una de la casa de Málaga para la fundación de este nuevo Nazaret. Las tres de Palencia eran Hnas. María Emilia Sánchez como superiora, María Josefina Bilbao y María Otilia García, y la de Málaga María Micaela Camacho. En Madrid se reunieron con alegría porque iban a cumplir la voluntad de Dios y a formar un nuevo Nazaret en el que se le quitaran muchos abandonos a Jesús Sacramentado, y se le proporcionaran muchos consuelos. Allí pasaron el día 21 y al siguiente salieron para Valencia, donde llegaron a las 9 de la noche, esperándolas en la estación varias Marías.

A su llegada a Valencia, las hermanas fueron acogidas por las Madres Reparadoras que las recibieron como una verdadera familia, y a los pocos días fueron a vivir a su primera casa, sita en la calle Sorni, nº 25. Posteriormente, en 1945, se trasladaron a la plaza de Tetuán, nº 9. Por muy poco tiempo, las hermanas vivieron en la calle Cuenca hasta que terminaron las obras de la casa actual, en la calle Duque de Calabria, nº 3.

Jesús en casa, para siempre
Uno de los momentos más significativos fue el 15 de enero de 1944, cuando se inauguró la capilla. Las hermanas, en sus crónicas, recuerdan con especial cariño el momento en el que, durante la misa, el director de la Obra, D. Pascual Llopis, introdujo el copón en el Sagrario, después de 9 meses esperando que Jesús Eucaristía se quedara en casa para siempre. Ese mismo día, en esta capilla recién inaugurada, un grupo de Marías y Niños Reparadores recibieron la insignia.

Tras la aprobación pontificia de las constituciones, el 8 de diciembre de 1960, en este Nazaret hicieron su Profesión perpetua Mª Fátima Alcalá, Mª Flora (Aurelia) Ruiz, Mª Engracia (Antonia) Benito y Mª Salud Toledano. En la misma celebración emitieron sus votos temporales Hna. Mª Benigna López, Mª del Camino Prieto y Mª Justa Callejas. Recibió los votos D. José Mengual, asesor de la Obra. Las primeras hermanas fueron unas incansables misioneras que viajaron por muchos pueblos para anunciar la presencia de Jesús en la Eucaristía. El primer pueblo fue Quart de Poblet, al que siguieron: Albaida, Onteniente, Bocairent, Cocentaina… También visitaron Palma de Mallorca, Menorca, Ibiza… sus primeros viajes a las islas duraron alrededor de un mes.

Abriendo caminos al Amor
La labor de los primeros años ha continuado gracias a todas las hermanas que han pasado por este Nazaret. En la mayoría de los pueblos que visitaron surgieron grupos de la RIE y de la UNER. Además, las hermanas han aportado su granito de arena en acontecimientos diocesanos importantes, como Congresos eucarísticos, Encuentro Mundial de las Familias, Congreso de Pastoral Juvenil, Ruta Joven, Luces en la ciudad, etc.

Las Bodas de Diamante de la UNER (1985) se celebraron con una Eucaristía solemne en la Parroquia-Colegiata San Bartolomé Apóstol y San Miguel Arcángel.

Con motivo de las Bodas de oro de fundación de la casa (1993), el acontecimiento fundamental fue la celebración de la Eucaristía en la Parroquia-Colegiata San Bartolomé Apóstol y San Miguel Arcángel, con la asistencia de la Madre General, Hna. Mª del Pilar López-Negrete.

Este Nazaret Valenciano cuenta con una larga trayectoria como casa de formación, pues por aquí han pasado muchas hermanas durante su etapa de Juniorado. Además, desde el año 2009 hasta la actualidad, las jóvenes que comienzan su vida en Nazaret realizan aquí la primera etapa de formación, es decir el Postulantado.

Actualmente, nuestra labor en esta diócesis es muy variada. Colaboramos en el apostolado en San Bartolomé, parroquia a la que pertenecemos, así como en la parroquia de San Isidro, en la de Mártires Valencianos y la del Santo Ángel Custodio. También trabajamos en la Pastoral de la Salud del Hospital General. Además, acompañamos a un grupo de la RIE y otro de la JER, así como varios grupos de la UNER, tanto en Valencia como en Castellón, Alicante, Mallorca, Menorca, Ibiza, Cataluña y Murcia.

¿Sabías que…?

  • Tres de las cuatro hermanas que iniciaron la historia de nuestra Congregación eran valencianas. Viajaron a Málaga para iniciar con san Manuel y su hermana Mª Antonia esta gran aventura.
  • Nuestra casa se llama “Nazaret de Ntra. Mare de Deu dels Desamparats” porque se encuentra bajo la protección de la patrona de la Comunidad Valenciana, Ntra. Sra. la Virgen de los Desamparados. Es la cuarta casa fundada en nuestra Congregación. Desde su fundación, por este Nazaret han pasado 108 hermanas (incluidas postulantes).
  • La capilla de nuestro Nazaret actual no deja indiferente a nadie, por su calidez y por su ambiente de acogida. Por ella han pasado muchas personas: dos chicas polacas de Taizé, una niña justo antes de hacer su Primera Comunión, un grupo juvenil de Acción Católica de Cuenca, muchos niños de catequesis y confirmación en sus oratorios, además de personas a las que les gusta venir a rezar, a participar de los retiros y formación de la UNER, las XL horas y otras celebraciones. Damos gracias por los encuentros que se han dado entre Jesús Eucaristía y tantas personas que han pasado por nuestra capilla.

Capilla actual.

  • Durante los primeros años de la casa actual (calle Duque de Calabria), las hermanas colaboraban en la guardería parroquial, en los bajos de la Iglesia.

60º Aniversario de la fundación del Nazaret de Ntra. Madre Inmaculada de los Reyes, Sevilla

La Obra de las Marías de los Sagrarios y Discípulos de San Juan se estableció en Sevilla en el año 1912. Fueron pasando los años y una María del Sagrario, Beatriz Oliva, con mucho deseo de que la Congregación se estableciera allí, ofreció su propia casa para ello. Finalmente, en mayo del año 1961 este anhelo se hizo realidad. Las hermanas llegaron a Sevilla, y allí fundaron un nuevo Nazaret.

De la mano de María y el Sagrado Corazón
El Nazaret sevillano, nacido bajo el amparo de la Virgen de los Reyes, patrona de la ciudad de Sevilla, se fundó el 15 de mayo de 1961, y las hermanas de la comunidad fundacional fueron María Dionisia García (superiora), María Sara Martín, María Araceli León y María de la Calle Acinas. Un poco más tarde llegó Hna. María Benigna, así que fueron 5 hermanas. La casa de Beatriz Oliva es el lugar donde la comunidad se estableció al llegar, y donde residen actualmente (Mateos Gago, 9-A).

Al poco tiempo de la fundación, en junio de 1.961, las Hnas. realizaron una misión en un suburbio llamado Quintillo, a 6 km. de Sevilla. Era un poblado con 175 chozas. Allí entronizaron el Corazón de Jesús en casi todas ellas. Hoy ese suburbio no existe.

En la cuna de los fundadores
Este Nazaret ubicado en el corazón de Sevilla es muy significativo, ya que en esta ciudad nacieron nuestros Padres fundadores, Manuel y su hermana María Antonia. San Manuel nació el 25 de febrero de 1877 y fue bautizado en la Iglesia de San Bartolomé, en su infancia fue Seise de la Catedral, realizó sus estudios en el Seminario, fue ordenado sacerdote en el Palacio Episcopal y consagrado Obispo de Málaga en la Catedral de Sevilla.

Además, esta presencia nazarena está muy ligada a nuestro carisma, porque cerca de Sevilla se encuentra Palomares del Río. En los inicios, las hermanas iban a Palomares cada quince días para dar catequesis a mujeres, jóvenes y niños. Cuando llegaban, los miércoles, tocaban la campana y enseguida se reunían todos, ¡y con qué ilusión venían! A lo largo de los años, los viajes eucarísticos desde Sevilla a Palomares, de hermanas y otros peregrinos, son incontables, y fuente de mucha renovación espiritual al visitar aquel Sagrario, el mismo en el que san Manuel encontró a Jesús abandonado y que dio origen, el 2 de febrero de 1902, al carisma eucarístico reparador.

Un regalo simpático
Visitando un pueblo, El Garrobo, en el primer viaje apostólico, la señora que llevó a la Hnas. María Dionisia y María Sara en su coche, como iban a comulgar allí les llevó el desayuno, consistente en las típicas tortas sevillanas que tan buenísimas son, y después les dijo: «Quiero se lleven escobones, que es lo típico de aquí». Y ellas se creyeron que eran unos dulces con ese nombre. Cuando estaban comiendo llamaron a la puerta y como desde el comedor se ve quien llama por una ventana falsa en la pared de enfrente, se asoma Hna. María Sara y con cara de espantada y susto se vuelve y dice: «¡Pero si son escobas de verdad!». Figúrense la risa y desilusión al ver cómo desaparecían las ilusiones de dulces transformadas nada menos que en escobas; desde luego hermosísimas.

Desde la llegada de las hermanas, a lo largo de estos 60 años siempre hubo en la comunidad muchas y variadas actividades apostólicas, entre las que se puede destacar la labor del ropero eucarístico, la misión compartida con la FER, la catequesis, las visitas a los pueblos y la atención a la sacristía de la Catedral. Actualmente, las hermanas siguen acompañando grupos UNER de distintos pueblos y parroquias de la capital.

¿Sabías que…?

  • La Virgen de los Reyes, cuya advocación da nombre a este Nazaret, es la patrona de Sevilla. Su fiesta se celebra el 15 de agosto, día de la Asunción de la Virgen María, con una multitudinaria procesión por las calles de la ciudad. Su imagen se venera en la Capilla Real de la Catedral de Sevilla.
  • San Manuel González es patrono de los Seises. Él mismo formó parte de este grupo de niños de coro que bailan delante del Santísimo de la Catedral de Sevilla en las solemnidades del Corpus Christi y de la Inmaculada.

63º Aniversario de la fundación del Nazaret de Maria, Madre della Chiesa, e San Giuseppe, Roma

Era el año 1958 cuando daba inicio la historia nazarena en Roma, y no es casual el periodo histórico en el cual comienza esta andadura misionera en la Ciudad Eterna. Era realmente necesaria esta presencia, pues se acercaban años en los que se darían grandes pasos: la aprobación pontificia de la Congregación y la introducción de la causa de Nuestro Padre, con la consiguiente beatificación y canonización. Y otros grandes momentos de gracia ha ido regalando el Señor a Nazaret, y esta comunidad ha sido testigo de todo ello.

Las primeras misioneras en la Ciudad Eterna
Procedentes de la Casa generalicia, que entonces tenía su sede en Palencia, el 9 de enero de 1958 llegan a Roma las Hnas. Ma. Patricia Oriol y Ma. Sagrario (del Pilar) López-Negrete. Durante un mes se alojan en la comunidad de las Hnas. Reparadoras, pues, como el Señor, no tenían donde reclinar la cabeza. En las crónicas de la casa escriben que, «palpando la intervención providencialísima del Amo», el día 11 de febrero se establecieron en la nueva comunidad. Nazaret nace en Roma pobre, sencillo y humilde, pues así fue su primera sede: un pequeño apartamento alquilado en Vía Nomentana n. 19. Poco después, el 15 de marzo, llega el resto de la comunidad: Hnas. Ma. Elena González, Ma. Ignacia Alberladejo y Ma. Sacramento Samper. Desde su llegada, las Hermanas estuvieron en contacto con las Marías romanas e iban al Ropero eucarístico que tenían en la comunidad de las Hnas. Sacramentinas.

Y el 10 de mayo de 1958 es la fecha elegida por el Señor para quedarse «para siempre» (así lo señalan en la crónica) en Nazaret. El día de la llegada de Jesús se establece como fecha de fundación del Nazaret romano. Las crónicas cuentan que la celebración estuvo presidida por el P. Arcadio Larraona, Secretario de la Congregación de religiosos, con la presencia de la Excma. Sra. Embajadora de España, numerosos sacerdotes (muchos de ellos españoles) y religiosas, además de una representación de Marías y vecinos.

Cumpliendo la misión para la que se había fundado
Esta nueva fundación muy pronto comienza su misión como una comunidad-puente, y nos atrevemos a usar esta expresión porque ya desde el comienzo iba cumpliendo los objetivos para los cuales había sido fundada, siendo la «Casa di Procura» de la Congregación.

Desde los inicios se mantuvo un contacto cercano con la Obra, acompañando a las Marías en su formación, retiros y trabajo en el ropero eucarístico, el apostolado parroquial donde era posible hacerlo y la acogida en la comunidad de las Hermanas que por motivos de trámites o en peregrinación llegaban a Roma.

Una primera gran alegría fue la noticia de la aprobación pontificia de la Congregación, que, según las crónicas, la Congregación de religiosos se la había comunicado a la comunidad el día 21 de septiembre de 1960. Esta noticia tan esperada se transmitió inmediatamente a la Madre General, y el día 1 de octubre llegaba a Roma Nuestra Madre María Antonia González García, acompañada por las Hnas. Ma. de la Concepción y Ma. Patricia y por Don Zacarías Gama. La agenda romana comenzó el día 5 de octubre visitando la Congregación de Ritos, donde introdujeron el Proceso de Nuestro Padre.

La aprobación pontificia en manos de Nuestra Madre Fundadora
El día 11 de octubre de 1960 Nuestra Madre Fundadora, acompañada por las Hnas. Ma. de la Concepción y Ma. Patricia, recibe las nuevas Constituciones aprobadas de manos del Card. Larraona en el Palacio de San Calixto. Las crónicas cuentan también que el día 14 las recibió en audiencia privada el Papa San Juan XXIII, a la cual asistió también Don Zacarías Gama.

Pocos días después, el 17 de octubre, Nuestra Madre profesa los votos religiosos perpetuos –con la nueva fórmula prescrita en las Constituciones– en manos de un representante de la Santa Sede, en la capilla de la comunidad. Quedaba así incorporada a la nueva Congregación, siendo que la Sociedad de Marías Nazarenas se había transformado en Congregación religiosa de votos públicos. Seguidamente profesaron las demás Hermanas por orden de precedencia. En ese tiempo era superiora de la comunidad Hna. Ma. Clementina López.

Y este pequeño Nazaret ha sido testigo de este momento de gracia.

Otros sueños se hacen realidad
Con el paso de los años, esta comunidad ha ido consolidando su misión de ser «puente». Además de la visita de Nuestra Madre Fundadora María Antonia, visitó también la comunidad Nuestra Madre María de la Concepción en diversas ocasiones –también para la clausura del Concilio Vaticano II– y las sucesivas Madres Generales, además de los tiempos de visita canónica, para participar en las Asambleas generales de Superioras Generales o por motivos de su cargo.

Otro puente se tiende en el año 1985, cuando abre sus puertas al Juniorado, iniciando así un tiempo nuevo y de grandes oportunidades. Muy pronto se convierte en Juniorado Internacional, que se prolonga hasta el año 2004. Durante muchos años las junioras asistieron al Instituto Pontificio «Regina Mundi», y tras el cierre definitivo del mismo continuaron sus estudios en la Pontificia Universidad Santo Tomás de Aquino, conocida como «Angelicum». Las maestras de junioras han sido, sucesivamente, Hna. Ma. Sofía Morrondo y Hna. Ma. Teresa Castelló, nuestra actual Madre General. Fotos 12 a 15

La presencia nazarena en Roma ha sido testigo también de los grandes acontecimientos de la Beatificación (2001) y Canonización (2016) de Nuestro Padre, acompañando el proceso con todo lo que ello implica, acogiendo a las Hermanas que por motivos del mismo visitaban Roma y a las que peregrinaron a la Ciudad Eterna en esas dos grandes ocasiones, abriendo sus puertas, en la medida de sus posibilidades, con sencillez nazarena.

El deseo de Nuestro Padre, «servir a la Madre Iglesia de balde y con todo lo nuestro», es una dinámica constante en nuestra vida nazarena, donde sea que nos encontremos. En Roma, el Señor nos ha concedido vivir este deseo trabajando al servicio de la Santa Sede, primero en la edición en lengua española de L’Osservatore Romano, desde el año 1978 hasta 2016, y actualmente, desde el año 2017, en la sección española de Secretaría de Estado.

Nazaret misionero, y sus sedes romanas
A los humildes comienzos de la fundación romana siguieron algunos cambios de sede. Como decíamos al inicio, todo comenzó en un apartamento alquilado en Via Nomentana, n. 19, scala B, int. 2., y la comunidad estuvo allí desde el 11 de febrero de 1958 hasta el 8 de enero de 1959. Luego, también en un apartamento alquilado, establecieron la sede en Via Salaria, n. 222, donde residieron desde el 9 de enero de 1959 –la primera Misa fue el 18 de enero– hasta el 24 de septiembre de 1966. Ese mismo año 1966, el día 14 de febrero, se abre una comunidad en el colegio Don Guanella en Via de la Buffalotta, n. 550, y por pocos meses hay dos comunidades en Roma; permanecen allí hasta el 30 de junio de 1977. Otra nueva casa acogerá a Nazaret, ahora en el centro de Roma, en la rectoría de la Iglesia «San Giuseppe a Capo le Case», en Via Zucchelli n. 11; se firma el contrato a inicios de enero de 1974 y las Hermanas se instalan allí el 20 de enero sucesivo. En este tiempo, de 1974 a 1977, también hubo dos comunidades en Roma. En la sede de Via Zucchelli hemos estado hasta el 3 de diciembre de 2018, fecha en la que la comunidad se traslada a una sede propia, en Via Bistagno 100, en el barrio romano de Montespaccato.

La sede actual de Nazaret
Ha sido el año 2018 el tiempo elegido por el Señor para el cambio de casa, y no es casual, es un año que habla mucho de Providencia. Un extracto del acta de conclusión de la visita canónica de nuestra Madre Ma. de la Concepción González, segunda Superiora general, a la comunidad de Roma, con fecha 3 de mayo de 1968, expresa un deseo: «…ha considerado nuevamente la Rvda. Madre, la necesidad cada vez más apremiante de conseguir un “villino”, lo cual quedó en la anterior visita pendiente, según parecía, de pronta solución, pero que aún no ha podido llevarse a cabo…». Un asunto que había quedado pendiente lo vemos realizarse exactamente 50 años después. Ha sido una gracia muy grande sentirnos parte de un sueño que se hace realidad, y ser testigos de que es el Señor, quien todo lo conduce, el que lo hizo posible. fotos 26 a 28

Y Nazaret sigue eucaristizando de las formas más diversas, desde su vida sencilla, el apostolado parroquial (catequesis, coro de niños, equipos de pastoral), el trabajo al servicio de la Santa Sede, formación de grupo UNER, visita a personas necesitadas y colaboración con distintos organismos nazarenos (revistas, equipos).

¿Sabías que….?

  • Cuando las Hermanas llegaron a Roma la Obra de las Tres Marías ya estaba en Italia, pues había sido fundada en el año 1925.
  • El corazón del Nazaret actual, el Sagrario, viene del oratorio de la casa que teníamos en Marqués de Valdecañas, en Málaga.
  • La mayor parte de nuestra historia nazarena-romana se construyó bajo la protección de San José, en la iglesia «San Giuseppe a Capo le Case».

Centenario de la fundación del Nazaret de Santa María de Nazaret; Málaga, España

A las 18.30 hs. del tres de mayo del año 1921, la Hna. Ana María Boix se dirigió a la estación de Málaga para buscar a tres jóvenes valencianas. Llegaron al Palacio episcopal donde las esperaba la Hna. María Antonia González y llenas de alegría pasaron a la capilla para saludar a Jesús y ponerse a su disposición en todo cuanto Él quisiera hacer con ellas y por medio de ellas. Se establecieron en un modesto piso de la calle Marqués de Valdecañas. Cuando san Manuel González, entonces obispo de Málaga, llegó de un viaje que estaba realizando, las animó en su entrega generosa. Así nació Nazaret.

La casita del monte
Con la llegada de nuevas vocaciones a la naciente comunidad, el piso les quedó pequeño. La noche del 15 de junio de 1922, las siete nazarenas que había hasta ese momento durmieron por primera vez en Villa Nazaret, en la casita del monte, pensando que sería sólo durante el verano, mientras se encontraba otra casa más grande que el piso. Pero, viendo que era un sitio tan sano, decidieron quedarse. Leemos en las crónicas: «La soledad, el silencio, el mar, el cielo, el campo, ¡cómo nos hablaban todas estas grandezas de Dios!».

El primer viaje misionero de una Nazarena fue el día del Corpus del año 1922, al pueblecito de Totalán. Y desde ese primer viaje, el trabajo apostólico de Nazaret fue creciendo. Cuando las hermanas partían, san Manuel solía escribirles algunas letras. Les decía: «Sois viajantes de la Casa “Jesús Abandonado”; por cuenta de esta casa trabajáis, habláis y os movéis. Esa casa que nunca quiebra y siempre paga, no según el fruto de sus viajantes, sino por la unión e intención con que se haga». En esa casa de Villa Nazaret las hermanas se sentían cada vez más felices, sólo les faltaba para que su dicha fuera completa tener con ellas a Jesús. Ese día llegó el 20 de enero de 1924, fiesta de San Sebastián. San Manuel González, acompañado de los sacerdotes del seminario y de todos los seminaristas, en una conmovedora procesión, llevó por fin a Jesús Sacramentado a su primer Sagrario nazareno.

Creciendo por dentro y por fuera
Puertas adentro, silenciosamente como Jesús en su vida eucarística, ¡cuánto trabajo misionero! En 1926 san Manuel traspasó a Nazaret el Secretariado General de la Obra que antes funcionaba en Madrid y se nombraron las hermanas que habían de formarlo. También en este Nazaret se hacían todos los envíos de la revista El Granito de Arena y de los libros escritos por san Manuel. En El Granito de 1935 puede verse una foto con diecisiete hermanas trabajando en la hermosa sala de labor que llamaban “el incensario”, nombre que le puso san Manuel, porque quería que todo lo que en ella se hiciera fuese como incienso que se quemara en alabanza, compañía y reparación de Jesús Sacramentado.

El 23 de abril de 1930 se inauguró la nueva casa. San Manuel titula la crónica de ese día, publicada en El Granito de Arena, “Un buen regalo de Pascua. El estirón de la casa de Nazaret”. La Primera Misa en la nueva capilla fue al día siguiente, 24 de abril. A esta Capilla, san Manuel la denominó de “Santa María de los Dolores y de las Santas Marías”. Actualmente se conserva en el mismo sitio y es hoy, como todas las Capillas de Nazaret, templo jubilar.

Casa de formación
Un día, le dijeron a nuestro santo fundador: —¿Cuándo van a salir por ahí a trabajar esas Marías que tiene reunidas, con tanto como hay que hacer? Él respondió: —Déjelas ahí, en Nazaret, que ahora están sacando virutas; ya saldrán. En efecto, en esta casa del monte siguieron su plan de formación las primeras hermanas. Y en todos estos años se han vivido, en distintos momentos, las diversas etapas de formación. Comenzó en 1928 el primer noviciado. En 1994 se estableció el juniorado internacional, formándose allí junioras de España, Portugal, Argentina, Ecuador, México, Perú y Venezuela. En 1998 dos jóvenes españolas comenzaron el postulantado y luego otra en el 2001. En el 2007 se estableció como casa noviciado, y desde ese momento se han formado novicias de España, Venezuela, Ecuador, Argentina, Perú y México. En la actualidad están haciendo su noviciado una novicia malagueña y otra sevillana. ¡Damos gracias a Dios!

Además, desde los inicios hubo una estrecha relación con el Seminario Diocesano de Málaga, fundado por san Manuel. Las hermanas consideraron siempre una gracia muy grande vivir tan cerca del Seminario. En las crónicas de todos estos años puede verse cómo se ha mantenido siempre una relación de mutua ayuda, sintiéndonos familia, compartiendo Eucaristías, charlas, clases y hasta ejercicios espirituales. En las convivencias y semanas vocacionales se trabaja en conjunto, formando un buen equipo de pastoral vocacional.

Ocultas y andariegas
Continúa la entrega de las hermanas en una vida sencilla y oculta, y al mismo tiempo, con una dimensión misionera, de Iglesia “en salida”. Leyendo las crónicas de todos estos años vemos la riqueza de su misión. Mencionamos algo de tanta historia, sabiendo que es imposible traducir en palabras la variedad y la belleza de lo que el Señor ha hecho por medio de sus Nazarenas. Vayan algunos ejemplos: animan la UNER, JER y RIE en la ciudad y en numerosos pueblos, acompañan en su formación a las Misioneras Eucarísticas Seglares de Nazaret (MESN), colaboran en la catequesis, grupos de niños, de jóvenes, visitas a los barrios más pobres, diversas charlas y encuentros con niños y jóvenes en sus Parroquias o en Nazaret, Asamblea regional UNER, visita a los distintos centros de la UNER de la ciudad y de los pueblos, clases en una escuela de Teología, encuentros de matrimonios, charlas sobre liturgia en distintas parroquias, animación de ejercicios espirituales a jóvenes, diversas charlas a los grupos que vienen a nuestra casa de espiritualidad, charlas en los cursos de formación permanente de la CONFER, misión en los pueblos, visitas a los enfermos, formación de catequistas, formación de padres, pastoral vocacional, participación en programas de televisión, radio, revistas… Todo con el mismo fin: ¡eucaristizar el mundo!

Casa de espiritualidad y Librería
Actualmente, este Nazaret está abierto a todos como Casa de Espiritualidad. Imposible enumerar todos los grupos que han pasado por aquí para tener unos días de encuentro con el Señor y los hermanos. Mencionamos, por ejemplo, la variedad de ejercicios espirituales que se han ofrecido: para las Misioneras Eucarísticas Seglares de Nazaret (MESN), religiosas, profesores de colegios, jóvenes, seminaristas, sacerdotes… Y con respecto a los grupos mencionamos también algunos: asamblea anual y varios retiros de la CONFER, diáconos permanentes, arciprestes, UNER y distintos grupos de sacerdotes, Carmelitas Descalzas que han participado de un cursillo sobre Santa Teresita del Niño Jesús, ex alumnos de distintos colegios, el Consejo Episcopal Español, pastoral universitaria, prematrimoniales, matrimonios, diversos grupos eclesiales.

Otro hermoso apostolado de la comunidad es la atención de una Librería en el centro de la ciudad de Málaga. El 4 de septiembre de 2017 la librería abrió sus puertas al público en la nueva dirección, calle Dos Aceras nº 2, después de casi dos meses de estar cerrada por las obras de reconstrucción en el nuevo local. La gente comenzó a enterarse de la nueva dirección y se fueron incorporando nuevos clientes, entre ellos algunos extranjeros.

Una capilla bajada del cielo
Creyendo como creemos en el Pan vivo bajado del cielo nada debería sorprendernos, pero nunca nos hubiéramos imaginado una “capilla bajada del cielo”. Y así fue, literalmente. Llegó por los aires una mañana. La montaron en el patio interior de nuestra casa. La llamamos la tienda del encuentro, y es una capilla móvil muy bonita que fue armada previamente y que, con el asombro de los vecinos y nuestro, fue descendiendo lentamente desde los cielos (por medio de una grúa) para atravesar la tapia y poder ser colocada en el patio. La imagen era la de una capilla bajada del cielo. No se imaginan nuestra alegría. Tienen que venir a disfrutarla, pero… ¡qué decimos!, si ya disfrutáis de Jesús. ¡Qué bueno es! No se le ponen obstáculos con tal de estar entre nosotros. En fin, la historia no termina aquí, porque Villa Nazaret es un sueño vivo. Tú y yo estamos invitados a vivirlo. Como dice nuestro lema, hemos nacido para eucaristizar, para llevar el fuego del Amor de Dios al corazón del mundo. «He venido a arrojar un fuego sobre la tierra, ¡y cuánto desearía que ya hubiera prendido!» (Lc 12,49).

¿Sabías que…?

  • En 1936, a pedido del obispo de Málaga, san Manuel, entonces obispo de Palencia, cedió la propiedad donde estaba Villa Nazaret a la diócesis. Las hermanas se fueron, pero pudieron regresar allí en el año 1994. El día 9 de octubre, después de varios años de trámites y de obras, se inauguró la casa restaurada, con una nueva comunidad. El Sr. Obispo presidió la celebración de la Eucaristía, acompañado por un buen número de sacerdotes.
  • A lo largo de los años, este Nazaret ha sido testigo de muchos encuentros congregacionales (cursos de formación permanente, aniversarios, reuniones, visitas de las hermanas en preparación a la profesión perpetua, y hasta un Capítulo General, en el año 2000). Además, como esta casa tiene una hermosa explanada, una característica especial han sido las veladas al aire libre que ya se describen en la primera historia de Nazaret, y que se han seguido organizando con otros matices: teatro, convivencias, juegos, dinámicas, comidas… Todo al aire libre y con sabor a encuentro.
  • Y no podía faltar en esta casa esa dimensión tan nazarena de acogida y trabajo por los más pobres y abandonados. Nazaret abre sus puertas para distribuir alimentos a los más necesitados. Se organizan colectas de ropa para enviar a Marruecos, se colabora con el fondo solidario organizando paellas solidarias… Y también, la acogida sencilla que supone la escucha y el acompañamiento de cuantos se acercan a nuestra casa. ¡Gracias por poder compartir el don recibido!

Comunidad actual.

24º Aniversario de la fundación del Nazaret de Santa María Reina, Guayaquil, Ecuador

Nazaret de Santa María Reina fue la segunda casa de la Congregación de Misioneras Eucarísticas de Nazaret fundada en Ecuador, ubicada en la Ciudadela Puerto Azul, en la ciudad de Guayaquil, al lado de la Iglesia María Reina. La Misa de fundación se celebró el 10 de abril de 1997, presidida por Mons. Pasmiño, en reemplazo de Mons. Larrea Holguín, que estaba fuera del País. Concelebraron Mons. Dólera y Mons. Federico Galiardo, director de la Obra de las Marías.

Sueños y anhelos de Marías
Las hnas. María del Pilar Trujillo y María del Carmen Orozco llegaron a Guayaquil un día antes de la fundación y esperando que pronto llegaran más hnas. designadas a este Nazaret. Ellas fueron María Mercedes Muñoz Limonchi, María Cristina Ruiz Alvaredo y María Concepción Olvera. La secretaria de la Obra de las Marías, Ida Raquel Bowen Barreto, escribió en una crónica ese mismo día de la fundación: «Desde tempranas horas de la mañana empiezan a llegar una bandada de palomas blanca mensajeras de paz, son las Marías de los Sagrarios Calvarios con su insignia lila y blanca y con una gran sonrisa de felicidad, porque hoy se cumplen dos acariciados sueños, largamente esperados desde 1985 por nosotras y por nuestro Director Espiritual y Asesor Nacional de la UNER, Mons. Federico Galiardo Baquerizo. El primero, traer a las Hnas. Nazarenas que ya están con nosotros para ayudar a la catequesis de la Arquidiócesis de Guayaquil y la Dirección de este grupo de Marías. Y segundo, construirles una casa de Nazaret de Nuestra Madre Inmaculada Reina de Puerto Azul, que ya se levanta hermosa, de moderna arquitectura y con un ambiente acogedor que invita a quedarse aquí por largo tiempo».

Catequesis para todos
Desde los comienzos, los apostolados de la comunidad fueron muy variados y pintorescos. Principalmente se orientaban a la evangelización y catequesis para recibir los sacramentos. Las hermanas, a través de las Marías, eran muy solicitadas para todo, desde catequesis para regularizar matrimonios comunitarios en las bananeras, como preparar a los catequistas para niños especiales de los familiares de la Fuerza Naval de Guayaquil; desde las catequesis en los barrios más pobres hasta llevar los grupos de confirmación de los colegios renombrados del lugar. Además trabajábamos en un colegio y en los barrios. Las ciudadelas que rodean Puerto Azul, donde asistíamos, conocieron a las hermanas que no escatimaban nada por llegar a sus lugares. Aunque el calor y las tormentas inesperadas se hicieran presentes, ahí estaban sin faltar a su cita, sin importar el camino empedrado o lleno de barro.

Poco a poco se fueron armando pequeñas comunidades alrededor de las celebraciones de la Palabra, que al principio realizábamos en la calle, y con ellas se comenzó a organizar actividades Pro-templo. Hemos visto crecer a la gente en fe y amor a Jesús Sacramentado y a la comunidad, y también cómo se iban levantando las iglesias en cada lugar, con la ayuda del P. Rainiero, párroco de María Reina, que recibía ayudas del exterior.

Después de 4 años de la fundación llegó la camioneta tan esperada y necesitada para poder trasladarnos a los pueblos. Quisimos buscar un nombre para bautizarla, pero era tan multifacética. Sobre todo, dependía de qué hermana la manejara, un día le llamábamos Dulcinea, por lo suave y al otro día, en manos de otra hermana se convertía en Rocinante, por lo enérgica que marchaba.

Cambio de casa
Puerto Azul, ciudadela privada donde se encontraba Nazaret, siempre tuvo dificultades para dejar pasar a las personas que venían a visitar a las hermanas o a las catequesis, u otros asuntos. Pero en el año 2011, se hizo casi imposible esta situación. Y en febrero, con dolor, se decidió cerrar la casa y buscar otro lugar en los barrios abiertos para el acceso de todos a Nazaret. Así se abrió otra casa en el Barrio Las Peñas, prosiguiendo con la misión, pero con otra comunidad de hermanas ya que las anteriores fueron trasladadas a otras casas de Nazaret dispersas por el mundo. Agradecemos a Dios y a la gente tan generosa y cariñosa con las hermanas, por tantos años vividos y compartidos en ese tiempo.

Misión compartida
Después de 24 años, podemos alegrarnos de que existen grupos de la Familia Eucarística Reparadora en todas sus ramas, incluso las Misioneras Eucarísticas Seglares de Nazaret y los Misioneros Eucarísticos Diocesanos. ¡Está la familia completa! Todas las hermanas estamos sirviendo en los grupos de la FER. Además, ofrecemos a las parroquias Talleres Eucarísticos de los cuales surgen grupos nuevos.

Otras actividades apostólicas
En Semana Santa, los párrocos de los pueblos alejados nos piden colaboración en las Celebraciones, previa misión. Tres años seguidos se hizo la Colada Morada (Postre típico para el día de los difuntos) para sacar fondos. Prepararnos para la Navidad es todo un acontecimiento, pues la Providencia de Dios se luce como siempre, a favor de los más necesitados. Nazaret siempre participó en las distintas Expo-vocacionales, de Laicos o de Carisma, realizando los stands de manera muy creativa y original.

También trabajamos en la Curia y es una oportunidad de apostolados eucarísticos con todos los que atendemos, en especial los sacerdotes. Este año estamos más cerca de los MED y en sus parroquias.

Capilla del arzobispado.

Las dos comunidades de Misioneras Eucarísticas presentes en Ecuador nos reunimos durante el año realizando verdaderos encuentros eucarísticos y fraternos muy enriquecedores. En 24 años nos visitaron dos Madres Generales, disfrutando de la tierra y de su gente tan acogedora. Todas las fechas que celebramos como congregación y como Nación tienen como característica el compartir con la FER todos estos acontecimientos pidiendo se unan a nuestras oraciones, en especial el día 5 de cada mes que pedimos por las vocaciones de Misioneras Eucarísticas de Nazaret.

Un viaje de ida y vuelta
Una anécdota simpática. En el año 2016, dos hermanas con el corazón abierto se dispusieron a tomar el bus para llegar a la casa donde harían sus Ejercicios Espirituales. Sacaron el pasaje hacia Machala y al llegar, llamaron a la hermana de la casa de retiro para decir que ya estaban en donde les habían dicho para orientarlas. La hermana responsable seguía dando señas del lugar: Hotel Oro Verde, debajo de las banderas, cerca del cementerio donde está llegando un cortejo fúnebre. Todo coincidía, pero nada de casa de monjas… un pequeño detalle que, en vez de Machala al sur, era Manta, al norte. ¡Qué risa, cuando se dieron cuenta! Los de seguridad del Hotel que intentaban ayudar se despatarraban de risa al caer en la cuenta. Regresamos a casa y al otro día volver a emprender el viaje, pero hacia el norte con buen puerto. Al llegar los ejercitantes ya en silencio, pero su mirada y rostro eran de risa al vernos. ¡Se habían enterado todos de nuestra aventura!

En la puerta de Nazaret.

Signos de vida en tiempos de pandemia
Los primeros tiempos de pandemia, el timbre de la calle se hizo solicitado, sobre todo, de las personas en situación de calle, que buscan algo para comer. Entre ellos apareció Cecilia, de unos 40 años, que se encariñó con las hermanas, ya que éstas le proporcionaban algo más que comida, como charla, interés en ella, útiles de aseo, vestido y ropa interior. Algún que otro día, cuando su obsesión se hacía más presente, el timbre no paraba de sonar a cada rato llamando la atención y los nervios de las hermanas, pero cuando atendíamos al portero y preguntábamos: “¿Quién es?”, resonaba en nuestros oídos y corazón un: “YO SOY”, y no quedaba otra que volver a atender amablemente a Jesús que se hacía llamar Cecilia.

Jesús Eucaristía.

También en este tiempo de pandemia, la Providencia nos hizo llegar dos tablets para dos adolescentes que venían a Nazaret a realizar sus tareas escolares, ¡terminando el año con éxito! En vacaciones surge esta conversación:
– Hola hermana, ¿cómo están?
– Estamos bien, intentando volver a la normalidad.
– ¡Qué bueno! ¿Y hermana Ofelia María?
– Está ya en pie y en la comunidad.
– ¿Qué es la comunidad?
– El grupo de hermanas que vive en esta casa, somos la comunidad de Guayaquil.
– ¿¡Esoooooo!? ¡¡¡Faltamos mi hermano y yo!!!
¡Damos gracias a Dios por la pureza y espontaneidad de un adolescente que se sintió querido, acogido y en comunidad!

Niños.

¿Sabías que…?

  • La Obra de los Sagrarios Calvarios fue fundada en Guayaquil en marzo de 1952. En el año 1953 ya estaba extendida por distintas parroquias, y son más de 200 entre Marías y Discípulos de S. Juan. Una carta del P. Alfonso Jarrín Paez al Moderador General de la Obra en España, da testimonio de ello: «Las Marías, fundadas en mi parroquia por el Excmo. Mons. Heredia, marchan muy bien y van creciendo hasta en número; pero sobre todo en el espíritu de sacrificio, el amor al Santísimo Sacramento y el apostolado. Son almas que unen la acción tropical a la oración fervorosísima. Todos los domingos, a las 4 de la tarde se reúnen las hermanas y gente de la ciudad y durante dos horas pasamos con el Santísimo, conforme al espíritu de nuestro Manual…».
  • La UNER de Ecuador participó activamente en el V Congreso Eucarístico Nacional del año 1988. Bajo el lema “Con María a Cristo, Pan bajado del cielo”, en el que estuvo acompañado por las Misioneras Eucarísticas de Nazaret, que se desplazaron desde la comunidad de Quito.

Congreso Eucarístico (1988).

  • La Sra. María Leonor Rada de Plaza, nuestra querida Marujita, ya mayor e imposibilitada, de Puerto Azul, estuvo rezando 7 años pidiendo a Dios que vinieran las Misioneras Eucarísticas de Nazaret a vivir en Guayaquil. Cuando llegaron las hermanas, no dejó de recibir la Comunión de las manos de éstas, durante 6 años, hasta que pudo descansar en paz.

Sra. María Leonor Rada de Paza.

  • Los Misioneros Eucarísticos Diocesanos, fundados por San Manuel en febrero del año 1918, resurgieron en la ciudad de Guayaquil nuevamente en el año 2007.

Misioneros Eucarísticos Diocesanos.

  • Los JER de Guayaquil participaron de la Canonización de San Manuel y de la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá y todos los años marchan por la vida.
  • Cada año, el cuadro con la imagen de San Manuel sale en procesión por las calles el día 4 de enero para su celebración.

¡Felicidades a todas las hermanas que pasaron por Guayaquil e hicieron posible esta maravillosa obra evangelizadora y Eucarística, que nuestro Padre, San Manuel, tanto nos encomendó!

¡Bendito, bendito Emmanuel!

Comunidad actual.